POWr Event Slider

Solemnidad de la Corpus - Avisos



O Sacrum Convivium! ¡Oh sagrado banquete!
en el que Cristo es recibido,
la memoria de su Pasión es renovada,
la mente se llena con la gracia,
y un juramento de gloria futura nos es dado.
Aleluya.


Este viernes 23 de junio: Fiesta del Sagrado Corazón

7hs30: Misa en la Casa Santa Teresa de Jesús
20hs: Misa en Nuestra Señora de la Paz

Hay una indulgencia plenaria concedida a los miembros de la Sociedad del Sagrado Corazón.
(Puesto que es Solemnidad, este viernes se puede comer carne.)

Recordamos que siguen abiertas las inscripciones para la peregrinación a Fátima del 2 al 4 de noviembre bajo la presidencia del Cardenal Burke.




Con las Jornadas del sábado pasado y el concurso de catecismo, damos por concluidas las actividades hasta después del verano. 

Durante el verano mantendremos la adoración de los primeros viernes de mes y el rosario de los primeros sábados.


Para las personas interesadas, en el mes de septiembre (14-17), se organiza una peregrinación a Roma por los diez años del Motu Proprio Summorum Pontificum.



Domingo de la Trinidad - Avisos



 Benedicta sit sancta Trinitas,
atque indivisa Unitas,
confitebimur ei,
quia fecit nobiscum misericordiam suam.

Fiesta y solemnidad de la Corpus

El jueves, celebramos en el modo extraordinario, la fiesta de Corpus Christi. Después de la Santa Misa tendremos adoración al Santísimo hasta las 22 hs. El domingo la celebraremos como Solemnidad.

Concurso de catecismo

El sábado tendremos la Jornada de Convivencia y Formación con el tradicional Concurso de Catecismo en la hospedería del Valle de los Caídos.
Comenzaremos a las 12 h con el Concurso, después comeremos (cada uno lleva comida) luego la conferencia, después la entrega de premios y acabaremos con confesiones y la Santa Misa.
Concluiremos hacia las 7  la tarde. Saldrán coches desde la Casa de Santa Teresa de Jesús a las 11 h.




Misa en Valladolid - Aviso importante

Este domingo, excepcionalmente no habrá Misa en Valladolid, a causa de la procesión del Corpus.
Por este mes, tendremos Misa el domingo siguiente, día 25 a las 7 de la tarde en el mismo sitio, la iglesia del Monasterio de San Joaquín y Santa Ana Plaza de Santa Ana, 4.


Octava de Pentecostés - Avisos

Este viernes tendremos catecismo de perseverancia de las 6 a las 7.

El sábado 17 de junio tendremos Jornada de Convivencia y Formación, con el tradicional concurso de Catecismo en el Valle de los Caídos.

Chartres 2017 - Las primeras fotos de la peregrinación!


Salida desde la Catedral Notre-Dame en París
 Un fin de semana bajo la mirada del Espíritu Santo! Este año, un gran éxito para la peregrinación internacional de Pentecostés... El cápitulo Nuestra Señora del Pilar ha podido traer con orgullo la bandera española!

Ya unas  primeras fotos del camino...














Llegada del cardenal Burke en Chartres



Pentecoste - Veni Sancte Spiritus!

¡Ven Espíritu Santo! - Domingo de Pentecostés


Ven Espíritu Santo
y desde el cielo
envía un rayo de tu luz.
Ven padre de los pobres,
ven dador de las gracias,
ven luz de los corazones.
Consolador óptimo,
dulce huésped del alma,
dulce refrigerio.
Descanso en el trabajo,
en el ardor tranquilidad,
consuelo en el llanto.
Oh luz santísima:
llena lo más íntimo
de los corazones de tus fieles.
Sin tu ayuda
nada hay en el hombre,
nada que sea inocente.
Lava lo que está manchado,
riega lo que es árido,
cura lo que está enfermo.
Doblega lo que es rígido,
calienta lo que es frío,
dirige lo que está extraviado.
Concede a tus fieles
que en Ti confían,
tus siete sagrados dones.
Dales el mérito de la virtud,
dales el puerto de la salvación,
dales el eterno gozo.
Amén, Aleluya.

Dom Gueranger : LOS GRANDES SUCESOS DE LA HISTORIA.

 — Cuatro grandes sucesos señalan la existencia del linaje humano sobre la tierra, y los cuatro dan testimonio de la bondad de Dios para con nosotros. El primero es la creación del hombre y su elevación al estado sobrenatural, que le asigna por ñn último la clara visión de Dios y su posesión eterna. El segundo es la encamación del Verbo, que, al unir la naturaleza humana a la divina en la persona de Cristo, la eleva a la participación de la naturaleza divina, y nos proporciona, además, la víctima necesaria para rescatar a Adán y su descendencia de su prevaricación. El tercer suceso es la venida del Espíritu Santo, cuyo aniversario celebramos hoy. Finalmente, el cuarto es la segunda venida del Hijo de Dios, que vendrá a librar a la Iglesia su Esposa y la conducirá con El al cielo para celebrar las nupcias sin ñn. Estas cuatro operaciones de Dios, de las cuales la última aún no se ha cumplido, son la clave de la historia humana; nada hay fuera de ellas; pero el hombre animal no las ve ni piensa en ellas. "La luz brilló en medio de las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron".
Bendito sea, pues, el Dios de misericordia que se dignó "llamarnos de las tinieblas a la admirable luz de la fe" . Nos ha hecho hijos de esta generación "que no es de la carne y de la sangre ni de la voluntad del hombre, sino de la voluntad de Dios". Por esta gracia, he aquí que hoy estamos atentos a la tercera de las operaciones de Dios sobre el mundo, la venida del Espíritu Santo, y hemos oído el emocionante relato de su venida. Esta tempestad misteriosa, estas lenguas, este fuego, esta sagrada embriaguez nos transporta a los designios celestiales y exclamamos: "¿Tanto ha amado Dios al mundo?" Nos lo dijo Jesús mientras estaba sobre la tierra: "Sí, ciertamente, tanto amó Dios al mundo que le dió su unigénito Hijo." Hoy tenemos que conpletar y decir: "Tanto han amado el Padre y el Hijo al mundo, que le han dado su Espíritu divino." Aceptemos este don y consideremos qué es el hombre. El racionalismo y el naturalismo quieren engrandecerle esforzándose en colocarle bajo el yugo del orgullo y de la sensualidad; la fe cristiana nos exige la humildad y la renuncia; pero en pago de ello Dios se da a nosotros.
El primer verso aleluyático está compuesto por las palabras de David, en las cuales se manifiesta el Espíritu Santo como autor de una creación nueva, como el renovador de la tierra. El segundo es una oración por la cual la Iglesia pide que el Espíritu Santo descienda sobre sus hijos. Se reza siempre de rodillas.
ALELUYA
Aleluya, aleluya, V. Envía tu Espíritu, y serán creados, y renovarás la faz de la tierra.
Aleluya. (Aquí se arrodilla.) V. Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles: y enciende en ellos el fuego de tu amor. Sigue la secuencia, una pieza llena de entusiasmo a la vez que de ternura para el que viene eternamente con el Padre y con el Hijo y que establecerá su reino en nuestros corazones. Es de Anales del siglo XIII y se atribuye con bastante probabilidad a Inocencio III.